Las hierbas aromáticas tienen efectos benéficos para la salud. Son una forma de agregar sabor, olor, vitaminas y minerales a nuestros alimentos. Requieren poco espacio, son fáciles de cultivar, ejercen un control biológico de plagas y son repelentes naturales de insectos.

La maestra Valeria propuso un proyecto a un grupo de nuestras residentes para realizar una pequeña huerta de plantas aromáticas. La respuesta fue inmediata: ¡manos a la obra!

Comenzaron el jueves, sacando los yuyos de un cantero del patio, removiendo la tierra y agregando algo de nutrientes.

Las protagonistas están súper entusiasmadas aportando ideas para el proyecto.

.Mmmmmm! Ya nos imaginamos el olorcito a menta, tomillo, albahaca, salvia, orégano, perejil… ¡Qué rico! Más adelante les compartiremos los resultados logrados

. ¡