¡Gracias a la colaboración de particulares, empresas e instituciones públicas y privadas, pudimos concluir un largo sueño!

Desde hace algunos años, el Cottolengo Femenino ha estado inmerso en el proyecto de reciclado, refuncionalizando paulatinamente los sectores de cocina, lavadero y hogares.

Hemos culminado la última etapa del proyecto y con gran alegría las residentes pudieron mudarse a los nuevos espacios creados para una mejor atención integral de sus necesidades.

Tras la Misa de acción de gracias presidida por Mons. Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo, se procedió al corte de cintas y bendición del cuarto hogar «Virgen de los Treinta y Tres». Estuvieron presentes la Superiora provincial de las PHMC Hna. Ma. Adriana Zbicajnik, nuestro capellán, padre carmelita Carlos, autoridades civiles, bienhechores, arquitectos, profesionales de la casa, funcionarias, la comunidad religiosa y residentes, que tras la ceremonia compartieron un ágape fraterno.

Damos gracias al buen Dios que cuida siempre de sus pequeños y en cada etapa fueron llegando las ayudas necesarias para avanzar en las obras. Y damos gracias a tantos que han sido las mediaciones concretas de la Providencia divina para poder lograrlo.

Las residentes disfrutan ahora de espacios más adecuados al servicio que necesitan. Ellas, desde su vida frágil, en sus oraciones, elevan agradecidas sus oraciones al Señor por quienes hicieron posible cada paso de esta transformación en las estructuras edilicias del cottolengo. ¡Abundantes bendiciones a cada uno!